¿Creemos en lo que hacemos?

Share on facebook
Share on whatsapp
Share on email

Por: Daniela

Durante el transcurso de la vida uno aprende y educa constantemente en diferentes ámbitos, mediante diferentes técnicas y con objetivos variados. La educación esta compuesta, o mejor dicho, dividida en tres formas de llevarla a cabo, estas son: educación formal, informal y no formal.

Cómo se diferencian? La educación formal se lleva a cabo unilateralmente, es frontal, como por ejemplo, la escuela. En este sistema el educador transmite el mensaje al educando siendo el mensaje un hecho, definitivo. La educación informal no esta sistematizada, por lo que todos los seres humanos aprendemos a través de ella. Esta forma de educación se lleva a cabo en la vida cotidiana de cada uno de nosotros, por lo que cada día, en cada momento, aprendemos algo nuevo, ya sea a través de acciones, pláticas o simplemente contemplando en mundo que nos rodea. Por último está la educación no formal, en la cual existe una interacción bilateral entre el educador y el educando; sin embargo también está sistematizada y estructurada, por ejemplo la tnua.

La tnua como movimiento juvenil busca el cambio y lograr que el janij se cuestione. La mejor manera de lograrlo es a través de la educación no formal, ya que el janij aprende a través de la practica, del diálogo y puede dar siempre su opinión. En esta forma de educación sobresalen algunos métodos que el madrij sigue para crear un ambiente de confianza, cambio y sobre todo crecimiento de cada integrante de la kvutza.

Uno como educador siempre debe cuestionarse tres preguntas clave que funcionan como una guía que conducen al éxito. Estas preguntas son las siguientes: por qué, cómo y qué. Normalmente, en situaciones cotidianas, algunas empresas, corporaciones e incluso algunas tnuot definen estos conceptos en un orden diferente, justamente en sentido contrario.

El secreto es que para ser exitosos y atraer a la mayor cantidad de janijim a ser parte de nuestra tnua debemos hacerlo en un orden definido. Lo primero es plantearnos el por qué. Esto es dar a conocer nuestra creencia, nuestra visión y prácticamente lo que nos inspira a hacer lo que hacemos, pero sobre todo, demostrar que nosotros mismos creemos en lo que hacemos; porque de nada serviría decir que somos sionistas, por ejemplo, si nosotros mismos no creemos en esta idea. Siguiendo se encuentra el «como», el cual debe de manifestar el proceso que seguimos para alcanzar nuestros objetivos prácticos que son definidos por nuestro «por que». Por ultimo debemos definir nuestro «que». Este indica la acción que hacemos, es decir, la mística y la magia de nuestro movimiento, la tnua.

Así que para lograr un resultado exitoso, debemos ver primero el porque hacemos las cosas y después el que hacemos y como. Ya que es lo que te define como movimiento. Ese ̈porque ̈ determina la ideología de la tnua, como su visión.

Leave a Replay

Sign up for our Newsletter

Ir al contenido
A %d blogueros les gusta esto: